¿Qué es? Una pieza, un viaje, una motivación vital…

Durga Gea Danu… una alegoría de la mujer guerrera, en la que habitan diversas diosas, dispuesta a “dar caza” a los infinitos instantes.

El telar actúa como soporte de las piezas que se irán creando en dos jornadas consecutivas. En ellas, se invitará a improvisadores de diferentes ámbitos a formar parte de un proceso experimental.

Con conceptos de Body Mind Centering, en particular del sistema endocrino, el ritual se presenta bajo la idea de cuerpos que habitan “la encrucijada del abismo”, el precipicio.

Dirige: María Cruz Planchuelo López

Improvisadores invitados: Cristiane Boullosa, Imelda Ferrer, Edith Alonso (electrónica), Alessandra Rombolá (flautas y objetos de cerámica) y Mario Gutiérrez (luces y visual).