María Cruz Planchuelo (danza) y Artur Vidal (saxo) se ponen a prueba en una escalera de vecinos para crear una pieza experimental que investiga sobre el tracto digestivo, desarrollando la percepción de este y el canal de situaciones primigenias en el movimiento y sonido.